‘Googleristas’, o el gigante de internet al servicio del periodismo

Anteriormente, ¿qué era lo primero que hacía un joven e inteligente periodista cuando el editor le encargaba una nota? Preguntarle a un colega con más experiencia a quién podía contactar para que le hablara del tema. ¿Hoy qué podría hacer? Buscar en Google varias fuentes apropiadas.

Advierto que puede ser una visión limitada, pero desde mi perspectiva creo que si hay una profesión en la que Google tiene impacto, es en el periodismo. En general a la comunicación.

Hace días me topé con uno de los PDF’s más útiles de los últimos meses: “Herramientas y Pautas Google para Periodistas – Guía general“. una aportación de Gerardo Albarrán en Twitter @saladeprensa.

Antes había aprovechado algunas recomendaciones en materiales muy similares, sin embargo considero que el que aparece arriba es el más actualizado hasta la fecha. De cualquier manera les ofrezco los enlaces de los otros a continuación:

*Herramientas Google para periodistas
*Guía de herramientas Google para periodistas

Google y yo

Cuando empezaba a conocer las bondades de esta “cosita llamada Internet“, con el Siglo XXI apenas despuntando, era usuario frecuente de cibercafés y ahí el navegador estaba configurado para desplegar el buscador de Altavista como predeterminado. Tiempo después me topé con Google y el principal atractivo que le veía era que contaba el tiempo que tardaba en realizar la búsqueda -que casi siempre eran fracciones de segundo-. Así empezó mi historia con el amado y siempre útil, Google.

Tantas búsquedas y tan útiles para la vida diaria. Desde cómo hacer un nudo de corbata o una receta para solteros, hasta la búsqueda de herramientas para sacar adelante los muchos ensayos de la carrera universitaria.

De ahí, luego me enteré de gMail y su capacidad que para entonces parecía infinita y años después ya me está quedando corta. Descubrí Google Docs como una solución a mi necesidad de trabajar en equipos distintos en combinación con mi poca capacidad para mantener junto a mí las memorias USB.

También, en algún momento me decidí a arrumbar mi Guía Roji, cuando empecé a sacarle jugo a los Google Maps para ubicarme en mis vagancias citadinas y peor aún cuando llegó el Street View y entonces la búsqueda de una dirección de volvió casi como estar ahí presentes.

No todo es miel sobre hojuelas, usé Picassa y no me gustó, pero ahí sigue vigente. Usé Buzz y al paso del tiempo hasta me hice el hábito de publicar contenido específicamente para ese espacio y tristemente el servicio fue dado de baja recientemente.

A cambio de algunas bajas, como la del Buzz, tuvimos a Google+, con lo que el gigante se monta de una vez por todas al barquito de las redes sociales. Me entusiasma, pero como que no acaba de cuajar.

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en La vida en la redacción y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s