Nuestros muertos

¿Cuántos, cuáles, quiénes son nuestros muertos? Muertos queridos, muertos resignados, muertos lamentados, condenados, necesarios y otros hasta deseados, muertos al fin.

Cuánto duele cada despedida, y cuánto más duele darnos cuenta que somos nosotros quienes debemos quedarnos “aquí”.

Será acaso que el recuerdo de aquellos, quienes ya dieron ese paso adelante de nosotros, nos pesa más y atora nuestra permanencia en el hoy.

Fiel a la tradición, una mujer aguarda la noche previa al Día de Muertos en el cementerio de Arocutin en Pátzcuaro, Michoacán. FOTO: AP/Carlos Jasso

¿Cuántos, cuáles, quiénes son nuestros muertos? ¿Quiénes son esos que nos persiguen convertidos en fantasmas del pasado?

No digo que sea fácil dejar ir, asimilar y resignarse; peor es el aferramiento y la necedad por permanecer.

Pienso en la muerte como un paso más y no como un fin. Pienso que la mayor desgracia sería permanecer en un estado de inmortalidad permanente, sin padecimientos, ni desgaste.

Pienso que en muchas ocasiones, lloramos la muerte de los otros lamentándonos de nuestra condena a seguir permaneciendo aquí, esperando el momento de dar un paso más. Lloramos la muerte de los otros, llorándonos a nosotros mismos.

Quisiera que estas letras sirvan para hacer de su conocimiento mi capricho al momento de mi muerte: que se derramen las menos lágrimas posibles antes de volver a sonreír y entusiasmarse por pasar como se debe la propia existencia.

A mis muertos, los entrañables, los queridos, los necesarios, los aún llorados, los que todavía duelen… cómo quisiera que estuvieran aquí, para compartir y hacer menos nuestros padecimientos cotidianos.

A todos mis muertos: gracias por compartirme vida.

A todos mis muertos: nos vemos adelante.

¿Cuántos, cuáles, quiénes son nuestros muertos?

ACTUALIZACIÓN

Un año después de haber escrito esto, me encontré con el blog “Menos días aquí“, loable trabajo de un grupo de voluntarios que se autodefinen: “Contamos muertes por violencia en México. Mantenemos viva la memoria de nuestros muertos. Reclamamos paz”.

En su espacio de Internet, recopilan los nombres, características y contextos de la muerte de cada persona en hechos violentos. “Nuestra función no es señalar culpables, sino guardar memoria de todos nuestros muertos con respeto. Creemos que las víctimas tienen derecho a estar aquí y los invitamos a recordarlas”.

Échenle un vistazo: http://menosdiasaqui.blogspot.com/

Anuncios

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en Lo de hoy (ayer), YO-amarillo-YO y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nuestros muertos

  1. Con el tiempo, acordarse de aquellos que sellamos en el corazón, nos provoca más alegría que tristeza, quedarse en este mundo no es una condena, es una enseñanza…
    No pretendo que rian ni lloren a la hora de mi muerte, espero que se rian cuando estemos juntos llenos de alegría…y que loremos cuando es necesario…el día de mi muerte…yo ya no estaré aquí…se guardaran aquellas carcajadas y momentos en los corazones de quienes siguen…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s