Carta abierta a Ella

Sirvan estas letras como una remembranza “en voz alta” de las tantas, tantísimas, veces que he estado frente a Ella para decirle “Te Amo”.

Antaño pude haber estado tallando su nombre en la corteza del árbol o sellando con un corcho el mensaje en la botella con rumbo al mar, pero no; hoy elijo las teclas y a ustedes como cómplices para eternizar lo que siento.

Si así lo desean, ambienten su lectura con la siguiente canción. Yo ambienté gran parte de mi escritura con ella.

Quiero contarles, y más que eso: presumirles, que Ella y Yo hemos estado en días y noches, frías o tibias… Nos hemos besado de casi todos los sabores, hemos compartido cada momento diferente y único. Nos abrazamos en medio de multitudes y también frente a la nada… hemos sido uno en muchos sitios. Y en cada momento que somos, Ella me hace feliz.

Antes de que la luna volviera a brillar como hoy brilla, estuvimos más juntos que nunca, en tiempo y espacio. Y, cuán cambiante es la vida que hoy que vuelve el brillo, estamos más lejos que nunca, en tiempo y espacio.

Sin embargo, he entendido con Ella, que en Nosotros la palabra “lejos” para nada tiene similitud con “ausente”.

Porque aunque espero inquieto el siguiente momento de encontrarnos, hay una certeza -que jamás había sentido- de que cuando eso ocurra será mágico.

Los es desde ya porque mientras espero a que eso ocurra, sigo sintiendo la energía inconmensurable que Ella me da. Sigo sintiendo que la amo. Aunque no está“.

-¿Ya te dije que ‘TeAmo’?-, -¿Cuántas veces te he dicho que ‘Te Amo’?-, le pregunto… Y Ella nunca sabe la respuesta, o hace como que no la sabe. De cualquier manera disfruto decírselo una y otra vez, cada vez más, a veces quedo y otras casi gritando, y luego de decírselo mirar su carita y disfrutarla…

Lo haré pronto, lo haré muchas veces, tengo la certeza y la determinación para que así sea. Quiero que así sea, que seamos… que seamos mucho, seamos más y seamos mejores.

Hoy no puede leer estas letras, ni escuchar mi voz… aunque lo sé, o más bien “porque lo sé”, desahogo mi deseo de que Ella lo sepa mediante un grito que retumba y genera eco en ustedes, sus personas, las mías, en cualquiera que lea esto.

Quiero “gritarlo” a quienes la conozcan, a quienes me conozcan, y a quienes no también:

Amo a Stephanie.

Anuncios

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en Ella y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Carta abierta a Ella

  1. Conozco a ella de a voces y de a recuerdos de secundaria. A qué las vacaciones que nos alejan de ella y él en mi caso. Que hacen recordar a cada paso lo impregnados que estamos de ellos. Yo casi nunca digo que lo amo, y tampoco le digo mucho a él, cuestión de pena, y un tanto de inseguridad. Y no lo sé, quizá él nunca leerá esto, que sepa que lo amo. De muchas maneras, por todas partes y con todas sus consecuencias.

    • Uy Roja, qué alegría que esta pantalla haya servido para que también plasmaras tu sentir. Qué alegría saber que el amor revolotea por ahí sacando sonrisas a otros. Saludos a Ustedes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s