No es tan fácil

Emprender la recta final académica me resulta más complejo de lo que pensé. No creí que fuera fácil, pero tampoco tan difícil. A decir verdad, nunca lo imaginé así como es ahora.

Mi transferencia del salón de clases al mundo real ha venido haciéndose paulatinamente desde hace buen rato. En la proporción precisa entre horas clase / horas “trabajo” como cuando intentas equilibrar una moneda por su borde lateral.

En las últimas semanas parece que por primera vez el estrés acumulado proviene en mayor proporción por las horas “trabajo”, y eso es emocionante cuando pienso que en adelante así será. Ya no más departamentales, ni sistemas de créditos, no más estadías en el aula al menos con la vista puesta en el pizarrón.

Y no es tan fácil jalar la rienda de proyectos como RevistaEcléctica.com y dejar que poco a poco pueda avanzar sin tiros ni tirones… A más de dos años de distancia del primer impulso (que no di yo), el trayecto se vislumbra prometedor. Todo esfuerzo tiene su recompensa, y muchos hemos sacrificado momentos de “agustividad” para que nuestros deseos se hagan patentes… Entonces será.

En fin, no es tan fácil encontrar ratos de desobligación para mantener espacios libertinos como este, pero hago mi mejor esfuerzo en esta trinchera y en las demás que comprenden mi agenda de todos los días.

Pero soy de los creyentes (tal vez idealista) que para hacerlo más fácil y satisfactorio, hay que disfrutar lo que se hace. ¡Hasta para sacarse los mocos hay que agarrarle el gusto caray! Y si de algo estoy seguro en esta transferencia a la realidad, es de que quiero esforzarme por hacer lo que me gusta y que hacerlo me haga feliz y que la felicidad también salpique a los míos.

Y hablando de los míos, tampoco es fácil encontrar motivaciones para seguir adelante en los trayectos nublados del recorrido. No es fácil encontrar a alguien como Ella que me haga comprender que la satisfacción personal está directamente relacionada con la realización profesional. Que me diga “Sí puedes”, cuando la confianza propia se viene abajo. Que me salve “con un beso y un abrazo”… Ella sabrá más.

O como le escribí alguna vez a mi padre… “De nada sirve partirse el alma durante el día si por la noche no puedes sonreír”.

No es tan fácil vivir así, pero en adelante lo tomaré como bandera. Hacer qué valga la pena.

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en Ella, YO-amarillo-YO y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No es tan fácil

  1. Fabián dijo:

    Valdrá la pena. Saludos.

  2. Me llamo broma de Dios dijo:

    Me dieron ganas de que fueras mi psicólogo. Y si tu vocación no te lo permite, porque se inclina por el oficio sin horarios, me dieron ganas de que, al menos, fueras mi mentor.
    Llevo más de un año de Ocotlán a Guadalajara y NO ME PUEDO ACOSTUMBRAR.
    Es bueno de pronto, en esos momentos de ¨no puedo¨, encontrar textos que muestren lo contrario.

    Felicidades🙂

    Grandes esfuerzo = Grandes resultados
    Vas más allá de las palabras, no cualquiera.

  3. Lucía dijo:

    De la vida, solo quedan los disfrutes…¿te he dicho que soy fan de mitad periodista? el jueves que te vea me das un autografo D:…y charlamos un rato…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s