Un Via Crucis llamado Macrobús

La calzada Independencia luce como un paciente después de una cirujía difícil. Algunos remiendos todavía están pendientes pero ya empieza a agarrar forma después de parecer campo de guerra.

El Macrobús ya rueda por su propio carril, y la gente parece entusiasmarse de usar el modernísmo transporte que promete ser diferente a los convencionales, promete ser más rápido, más seguro.

Mi primer “macroviaje” fue de la estación Mirador a Circunvalación, digamos que fue relativamente cómodo, sin apretujones extremos, sin demoras (el trayecto fue de 25 minutos), y ojo: sin accidentes. No abundaré en detalles, el servicio me pareció aceptable, suficiente para un sábado a las 8 de la mañana.

El verdadero problema y lo que originó este comentario fue el regreso. Sábado a las 2 y media de la tarde en la estación Circunvalación. A los 12 minutos de esperar ahí llegó un autobús, repleto “hasta las manitas”, me reí y lo dejé ir. 17 minutos después sucedió exactamente lo mismo y la única que se animó a entrar fue una joven madre, desesperada por moverse de la estación, y su hijita de no más de 8 años que se perdió entre los cuerpos al entrar al vehículo.

Casi 20 minutos después, llegó otro Macrobús igualmente retacado. Al abrir la puerta una chica gritó: –Ya no cabe nadie, de veras, ya no se suban por favor-. A pesar de eso yo y unas 4 personas más nos empujamos para tomar el transporte después de más de 40 minutos de espera. Olores, calores, sabores… todos eramos un sólo cuerpo ahí adentro.

Al llegar a la siguiente estación nadie entró, nadie salió, no podíamos. Un hombre que esperaba poder entrar dijo: –Chinguen su madre, ‘amos a buscarle de otro modo-, acto seguido salió de la estación en busca de otro medio para transportarse. Sinceramente no sé que pudo haber hecho. No hay rutas de camiones y próximamente ni siquiera se podrá tomar taxi sobre la Calzada, según un plan de la Secretaría de Vialidad.

En fin, mi balance final: 1) No es más rápido pues un día antes, viajando en automóvil a las 6 de la tarde del Parque Agua Azul al Parque Mirador, rebasé tres unidades de Macrobús. A diferencia del sistema de Tren Ligero, el Macrobús  no tienen control de la semaforización y debe hacer alto en los cruces igual que los autos, 2) No es más seguro, sobretodo si viajan niños. En el segundo de mis viajes se escuchó una voz del otro lado del “vagón” que decía –No se preocupe señor, acá está su hijo-. Y padre e hijo se reencontraron hasta que pudieron salir a tiros y tirones del Macrobús, ¿Se imaginan si no hubiera sido así?. Ni hablar del riesgo de que te abran la mochila o que tu cartera desaparezca.

Foto de supernovagdl.mx en Flickr

Foto de supernovagdl.mx en Flickr

A pesar de los pesares la gente sonríe, se divierte, disfruta compartiendo sudores olores y calores dentro de la unidad Volvo de $ 360 mil dólares. Por estos días en que el servicio ha sido gratuito, hay gente que lleva a los niños a pesar en el “Macro”, se llevan las papitas y el refresco para el recorrido, platican entre ellos, se conocen y hasta se ríen de los automovilistas atorados en el tráfico. Parecería que las molestias están excusadas por la grtuidad del servicio.

¡Pero gente!, a todos los que durante estos días hemos sido “un solo cuerpo” en el Macrobús, los que hemos llegado tarde por esperar el siguiente autobús, los que creemos que aún sin pagar tenemos derecho de exigir un servicio digno: MANTENGAMOS NUESTRA MEMORIA POLÍTICA.

Tenemos necesidades, queremos que nuestra ciudad crezca, que vaya “adelante” y que se hagan cosas para “vivir mejor”, que progresemos; pero que esto se haga sin beneficios políticos, sin ensanchar las arcas de los de siempre, y sobretodo pensando a largo plazo. Si en cuatro días el Macrobús se ha visto rebasado, con paseantes ociosos y lo que quieran, pero rebasado al fin, è será de la finalidad útlima que es atender la demanda de los Juegos Panamericanos de 2011. Sé que aun falta un segundo y tercer corredor, pero ¿será suficiente? ¿Y el Tren Ligero no puede crecer?

Leer más del tema:
¿Cuántos árboles cuesta el BRT?
Un ecocidio  apodado Macrobús
Un laberinto llamado Macrobús
Los Transvales no sirven para el Macrobús

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un Via Crucis llamado Macrobús

  1. El Peatón dijo:

    La labor del blogero es mucho más importante de lo que se cree. Aquí se puede leer un fuerte compromiso con la verdad, la crítica y el buen humor.
    Nosotros apenas comenzamos, y es para mí muy imporante tener como referencia y punto de partida a Mitad Periodista.
    Es un placer siempre pasear la mirada por aquí. Sigamos en contacto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s