Boletos en la radio

El fin de año ya se ve venir, lo sé porque ya viene la FIL, porque ya me ví al final del semestre, porque en las tiendas ya se ven santacloses y musiquitas pinchurrientas y porque en las mañanas y al atardecer ya se siente el frillito, además que cada vez hay menos prespuesto disponible para los gustitos de a diario.

Es por el último punto del párrafo anterior que me he declarado “Fan de lo gratis”.

Procuro ir al súpermercado los domingos a mediodía para poder disfrutar de las muestras gratis de todos los productos, principalmente de los cereales y jugos naturales, además de hacerme güey al comprar jamón para probar de varios tipos. Al regresar a casa después de hacer el súper y dejar que las demostradoras de productos me demuestren sus productos ya casi no hay hambre.

En cosas más vanales, pero no menos importantes, fui al Rockampeonato gratis, estuve cerca de ir a ver a Lila Downs gratis, y espero asistir a la FIL gratis-. Le he agarrado el gusto a rentar películas en vez de ir al cine y comer palomitas caseras por economía (la receta al final de AQUÍ) disfruto hacer día de campo en el parque Metropolitano en vez de pagar $7 pesos en el parque Colomos por mencionar algunos ejemplos.

Hay varias estrategias para conseguir vida social “de a grapa”, la principal es la maravillosa radio y sus boletos gratis para cualquier tipo de espectáculo. Está claro que dependiendo del giro de la estación será la oferta de boletos, yo me inclino por la Radio Universidad.

El caso es que esta semana fui a recojer boletos. Dos identificaciones en mano, mi mochila de todos los días y la esperanza de tener los boletos conmigo era lo que llevaba, al tratar de ingresar al mal llamado “Edificio Cultural (?) y Administrativo de la Universidad de Guadalajara” un guardia de seguridad privada me hizo una seña como queriendo decir ¡SOP! (Jaja chiste Simpson: SOP), acto sgeuido dijo: -Abre tu mochila-, y yo así como: -Bueeeno- y la abrí para recordar que tenía que sacar la manzana podrida antes de salir de casa. El guardía hizo un gesto y dijo: -Registra tu nombre, dame tu IFE y pasa-. Me dió el gaffete 073 de visitantes, tomé el elevador y fui al Piso 12.

-Vengo por unos boletos-, le dije a la señorita (muy amable) de la recpeción de Radio Universidad, -Ah! claro, registrate y ponte este gaffete-

Era el gaffete 003 de Radio UdeG, sonó una chicharra en la puerta y entré con mis dos gaffetes a la vista como si de repente alguien me pidiera inspeccionar. Llegué a recoger mis boletos y zas: -Pones tu nombre y firma donde dice ‘recibido’-, me dijo la chica de los boletos, yo mientras lo hacía pensé en que en verdad me gusta firmar una y otra vez, pero todavía mi firma me sale diferente, creo que tendré problemas con eso.

El caso es que recuerdo los viejos tiempos de acceso libre a la Radio, dónde todos confiaban en todos y no había esa paranoia permamente de que “algo” puede pasar en el edificio central de la Universidad de Guadalajara. Huele a miedo, a inseguridad, a extraño, a que ya no somos los mismos, a que el narcoterrorismo, los rectores destituidos y los ladronzuelos de siempre ya nos han cambiado.

Y así, gratis (o casi), espero andiosamente el sabadín para reencontrarme con los compas de media vida para la despedida de soltero del compa Rodrigo. Felicidades hermano, tu ya sabes porqué.

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en Vagancia citadina y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s