¿Será?

Ya se anuncia la llegada para finales de este año del primer corredor de BRT (Bus Rapid Transit) en Guadalajara, seguro terminada esta línea de texto muchos se preguntan ¿Qué diantres es el BRT?

Pues tal vez lo hayan oído mencionar con apodos como Transmilenio, Metrobus, “La oruga”, “Choribus”, entre otros muchos.

El caso es que en el proyecto para Guadalajara aún no se contempla una nomenclatura popular para este sistema de transporte articulado, seguramente esto es debido a la escasa información que se ha dado de parte de autoridades y medios de comunicación de este proyecto que ya va encarrerado.

Una muestra del avance del proyecto es la cuadrilla de hombres de chalecos reflejantes que camina cada noche de los últimos días por el camellón de la Calzada Independencia con la misión de hacer pruebas de resitencia del suelo por donde transitarán estos armatostes de unas 3 toneladas de peso.

Estos trabajos forman parte de los preparativos para la implementación del primero de tres corredores que en un plazo regular las autoridades dejarán listos en la Zona Metropolitana de Guadalajara, los restantes se ubicarán sobre el eje diagonal Tonalá-Zapopan (algo parecido a la actual ruta 275) y en un eje Oriente-Poniente aún sin definir.

Los ejemplos de éxito de este sistema de transporte están claros: Bogotá (de donde también se fusilaron la Vía RecreActiva), la Ciudad de México y León son ciudades que ya disfrutan del transporte articulado. La idea es sencilla, un carro con mayor capacidad, mejor rendimiento energético, con un sistema de tráfico controlado, y que corre sobre los carriles centrales de las arterias viales. Todo parece bueno, pero sobre el último punto podría diferir sobre todo tratándose del caso del “corredor calzada”.

En un tramo de por lo menos 5 kilómetros, desde el extremo Norte hasta el estadio Jalisco, la Calzada Independencia alberga en su camellón central cientos de grandes árboles que en conjunto con la dirección de los vientos hacen que esta zona de la ciudad sea una de las más frescas y limpias a pesar de su constante tránsito de automotores.

Desde hace un par de semanas los árboles del extremo norte, enfrente del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño de la UdeG amanecían con números de color anaranjado en secuencia ascendente. La sospecha fue inmediata -¿Serán esos números una condena en pro de la movilidad urbana?-.

La duda fue resuelta hace algunos días cuando decidí preguntar a uno de esos hombre de naranja acerca de su misión de marcar los árboles.

Respondió que él y sus compañeros son parte de una delegación que desde hace unos 6 años se encarga de contabilizar la población de árboles por distintas vialidades de la Zona Metropolitana y ahora le ha llegado el turno a la Calzada.

Mencionó también que al momento lleva calculados unos 2 mil árboles desde el extremo Norte hasta el cruce con Circunvalación.

Sospecha despejada: el pobre hombre no es más que un trabajador de la Dirección de Parques y Jardines de Guadalajara y por ahora no tiene nada que ver con el proyecto de movilidad Guadalajara 2011.

Ahora mi pregunta es ¿Qué pasará con los casi 2 mil árboles contabilizados por esta cuadrilla de parques y jardines cuando de una vez por todas empiezen las obras del corredor BRT?

La Ciudad de México es una proyección de lo que nos espera.

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s