Dioscidencias

Cuando descubres que “Otro” tiene la misma canción favorita que tú. Es una dioscidencia.

Cuando piensas una palabra y “Otro” la dice primero que tú. Eso es una dioscidencia.

Cuando inicias a caminar intuyendo que encontrarás a “Otro”, y pasa. Eso es una dioscidencia.

Cuando tomas el telefono para llamar a “Otro” al mismo tiempo que “Otro” te llama. Eso es una dioscidencia.

Cuando no hay necesidad de hablar para sonreír estúpidamente. Eso es un dioscidencia.

Basado en Tute

Y siguen… (SEPT, 2008)

Cuando encuentras a “Otro” (que ahora es Ella) y el color de sus ropas es el mismo. Eso es una dioscidencia.

Cuando los dos saben (sin acordarlo) que jalar dos veces el lóbulo de la oreja demuestra la incomodidad de una situación. Eso es una dioscidencia.

Cuando sus amigos son tus amigos, y viceversa, sin que “Otro” (que ahora es “Ella”) lo sepa. Eso es una dioscidencia.

Cuando cuentas un chiste y Otro lo conoce de antemano pero no dice nada hasta que terminas. Eso es una dioscidencia.

Cuando le escribes la letra de una canción y Ella la lee justo cuando la sintoniza en la radio. Eso es un dioscidencia.

Cuando los dos saben que la Fuente de la Inmolación a Quetzalcoátl en realidad es la “Fuente del Churro” y lo dicen al mismo tiempo mientras pasan por ahí. Eso es un dioscidencia.

Cuando las cápsulas de Otro son justo las que necesitas. Eso es una dioscidencia.

Cuando no hay necesidad de hablar para sonreír estúpidamente. Eso es un dioscidencia.

…Más (NOV, 2009)

Cuando se preguntan -¿Qué trajiste para comer?-, para descubrir que ambos se regalaron sandwiches y de postre los dos eligieron galletas de chocolate… Eso es un dioscidencia.

Cuando la radio anuncia el nombre de la siguiente canción: Bolero… Y al mismo tiempo completamos: …Falaz! Eso es una dioscidencia.

Cuando los dos pensamos que el OVNI que dijo ver nuestra amiga es un juguetito luminoso. Eso es una dioscidencia.

Que nos disgute usar asientos recién desocupados y con el calor de quien se acaba de levantar. Eso es una dioscidencia.

Que en medio de las prisas disfrutemos de desayunar Napolitanos. Eso es una dioscidencia.

…Y muchas más y mejores que me las guardo para el corazón

Cuando vas conociendo a “Otro” (que ahora es “Ella”) y descubres que odian y disfrutan de las mismas, y tan simples, cosas. Eso es una dioscidencia.

“La más increíblemente asombrosa coincidencia imaginable sería la completa ausencia de coincidencias” John Allen Paulos

Cuando los dos saben que la Fuente de la Inmolación a Quetzalcoátl en realidad es la “Fuente del Churro” y lo dicen al mismo tiempo mientras pasan por ahí. Eso es un dioscidencia.

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en Ella, YO-amarillo-YO y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Dioscidencias

  1. Pingback: No es la primera vez « mitadPERIODISTA

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s