Maayan, Kapuscinski y Huicholes

Esto lo escribo simplemente para eternizar el sueño que anoche tuve en donde se mezclaron infinidad de experiencias. Esta semana comencé con la lectura de Viajes con Herodoto de Ryszard Kapuscinski, en este libro el autor polaco narra su experiencia como reportero al ser enviado a India, él siempre había querido Cruzar la frontera sin importar el rumbo, pero ¿India? (Es un libro aconsejable para pasar el verano).
Total que cada noche antes de dormir, leo algunas páginas de ese libro, anoche y por el cansancio acumulado me quedé dormido y cuando pude despertar por la madrugada: la radio había perdido la señal, la luz continuaba prendida y yo había dejado saliva sobre las páginas, ¡qué horror!, apenas tuve ánimos para apagar todo, apartar el libro y volver a dormir.
Ahí comenzó todo, lo último que recuerdo de la historia de Kapuscinski es que el autor estaba perdido en una provincia hindú y no sabía ni pa‘ donde jalar. Así quedó cuando me rendí en los brazos de Juan Pestañas.
Cuando la fase del sueño comienza , la mente hace de las suyas combinando todo lo que en el subconsciente encuentra: hizo aparecer mi deseo de conocer las fascinantes tierras de Israel, país que me apasiona y de donde ya algunos años conozco a Maayan; además como anoche fue la primera noche de descanso después del trabajo especial de la etnia Huichol, pues también jugó con aquellas hermosas imágenes de indígenas.
Viajé a Israel armado sólo con mochila y chaleco de reportero, seguro también algunos mapas y la ilusión de adentrarme en lo desconocido. Aunque supuestamente ya sabía cómo llegar a casa de Maayan, la seguridad en lo que hacia era tremenda, comenzé a caminar por el borde de la carretera rumbo a los fraccionamientos (tipo Tlajomulco de Zuñiga, Jalisco), hasta que no pude más y me vi obligado a preguntar.
No sé si mis palabras eran en español o inglés, o de plano en hebreo, pero no tuve dificultad para acercarme a una caseta telefónica y sencillamente preguntar -¿Cómo llego a casa de Maayan?, como sí Maayan fuera un nombre único en la región, sí como no. Parece que la suerte iba de mi lado y después de un par de llamadas telefónicas, la amable señora de la caseta me dió pelos y señales para llegar con la queridísima amiga. Por cierto, coincidentemente, la señora era originaria de México, pero ya tenía mucho tiempo viviendo en Israel, quizá por esto se compadeció de un pobre compatriota.
Salí de ese lugar con papelito en mano cuando comenzé a ver una conglomeración extraña de gente a lo lejos, poco a poco se acercaban a donde yo estaba, y también extraños sonidos de violines y percusiones que poco a poco iban dando forma a una extraña melodía.
Se acercaron más y veía sujetos vestidos de blanco sobre automóviles adornados con luces.
Se acercaron más y más y descubrí que era una exhibición de un Mariachi Huichol. En pleno territorio israelí, la gente enloquecía por ver el espectáculo y todos los medios de la ciudad estaban presentes, la caravana avanzó y después de mi asombro siguieron su camino para perderse en el horizonte.
Todavía sorprendido y luego de dar unos pasos mi subconsciente se arrepintió de andar por las lejanas tierras y de pronto me hizo regresar a casa, aún no entendía cómo y porqué estaba de vuelta cuando la campana que tengo por timbre repicó tres veces, me asomé para ver quién era el visitante y ¡¡¡¡¡sorpresa!!!!!: era Maayan!!!.
Ya lo dijeron antes: “Si la montaña no viene a ti, tú ve a la montaña”, y para mi felicidad parece que Maayan lo entendió al pie de la letra y visitó México, parece que ella no tuvo broncas para encontrar mi casa, a pesar de que estoy en la orilla del fin del mundo, llegó se instaló en un improvisado cuarto de visitas de honor, y platicamos un largo rato, paseamos por la ciudad y comprendimos que el mundo era muy pequeño.
De qué platicamos, no lo sé. Para qué vino, tampoco lo sé. Cuándo se regresó, no lo sé. ¿En verdad viajé a Israel?, ahora lo dudo.
Sería muy rico que hoy por la noche el sueño continuara y que pudiera resolver estas dudas, pero la verdad no espero mucho, nunca a pasado que un sueño se repita y de solución a los cuestionamientos que dejó el anterior. prefiero que estas preguntas reboten en mi cabeza, aunque sea sólo por hoy.

Anuncios

Acerca de Sergio Rdgz

Periodista enamorado de lo que hace, de lo que le rodea, de la vida, de Ella... pero también ciudadano que se queja exige y piensa a modo de letras.
Esta entrada fue publicada en YO-amarillo-YO y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s